Fachadas ventiladas: ventajas, características y recomendaciones

Las fachadas ventiladas son un sistema constructivo que consiste en dejar una cámara ventilada entre el revestimiento y el aislamiento, eliminando los puentes térmicos y los problemas de condensación. Son consideradas el sistema más eficaz para solucionar el aislamiento de un edificio y son muy aceptadas por arquitectos, promotores y constructores. Los componentes de una fachada ventilada incluyen el aislamiento térmico, la estructura de aluminio y los paneles de fachada ventilada de distintos materiales. Además, ofrecen ventajas como mejor comportamiento energético, ahorro económico y mejora del aislamiento acústico y térmico.

 

¿Qué es una fachada ventilada?

Una fachada ventilada es un sistema constructivo eficiente y cada vez más utilizado en edificios en España. Su principal característica es la creación de una cámara de aire ventilada entre el revestimiento exterior y el aislamiento térmico, lo que elimina los problemas de condensación y puentes térmicos.

Características y funcionamiento de las fachadas ventiladas

Las fachadas ventiladas funcionan como un ‘efecto chimenea’, permitiendo una ventilación continua en la cámara de aire. Esto favorece la evacuación del vapor de agua y ayuda a mantener el aislamiento seco, lo que se traduce en un mejor rendimiento energético y ahorro económico a largo plazo.

Además, este sistema constructivo mejora significativamente el aislamiento acústico y térmico de los edificios, lo que contribuye a un mayor confort en el interior y ahorro de energía en climatización. Asimismo, las fachadas ventiladas cumplen con las exigencias de salubridad e higiene, ya que reducen la humedad y evitan la proliferación de plagas y hongos.

Componentes de una fachada ventilada

Las fachadas ventiladas se componen de varios elementos esenciales. Estos incluyen el aislamiento térmico, que puede ser de diferentes materiales según las necesidades y exigencias del proyecto. La estructura de aluminio juega un papel fundamental, proporcionando estabilidad y sujeción al conjunto de la fachada. Además, se utilizan paneles de fachada ventilada fabricados con diferentes materiales, como cerámica, piedra natural, KRION o XLIGHT.

Estos componentes trabajan en conjunto para proporcionar un sistema eficaz de aislamiento, ventilación y protección del edificio, garantizando durabilidad y resistencia, así como posibilidades estéticas adaptadas a cada proyecto.

 

 

Ventajas de las fachadas ventiladas

Mejor rendimiento energético y ahorro económico

Las fachadas ventiladas ofrecen un mejor rendimiento energético en los edificios, ya que su diseño permite la creación de una cámara de aire que actúa como aislante térmico adicional. Esto se traduce en un menor consumo de energía para la climatización del interior, lo cual se refleja en un ahorro económico a largo plazo.

Mejora del aislamiento acústico y térmico

Uno de los principales beneficios de las fachadas ventiladas es su capacidad para mejorar el aislamiento acústico y térmico de los edificios. La combinación de un adecuado aislamiento térmico en la cámara de aire y la separación entre el revestimiento y el aislamiento ayuda a reducir la transmisión de ruidos y la pérdida de calor, creando espacios más confortables y eficientes energéticamente.

Cumplimiento de exigencias de salubridad e higiene

Las fachadas ventiladas cumplen con las exigencias de salubridad e higiene en los edificios. La cámara de aire proporciona una barrera de protección adicional que evita la acumulación de humedad y la aparición de condensaciones, previniendo así la proliferación de bacterias y hongos. Además, este sistema constructivo permite la renovación constante del aire, contribuyendo a mantener un ambiente más saludable en el interior.

Protección del medio ambiente

Las fachadas ventiladas contribuyen a la protección del medio ambiente de varias formas. Por un lado, su diseño permite un mejor control de la temperatura interior, lo que reduce la necesidad de utilizar sistemas de climatización, disminuyendo así la emisión de gases contaminantes. Además, al ofrecer una mayor eficiencia energética y durabilidad, se reducen los residuos y la necesidad de realizar reparaciones o renovaciones frecuentes, lo que se traduce en un menor impacto ambiental a largo plazo.

 

Catálogos de fachadas ventiladas disponibles

Tipos de materiales y acabados para fachadas ventiladas

Las fachadas ventiladas ofrecen una amplia variedad de materiales y acabados para adaptarse a distintos estilos arquitectónicos y preferencias estéticas. Algunos de los materiales más utilizados son:

  • Piedra natural: brinda un aspecto elegante y duradero, con diferentes opciones como granito, mármol o pizarra.
  • Porcelánico: proporciona versatilidad en diseños y colores, con una alta resistencia al desgaste y a condiciones climáticas.
  • Cerámica: ofrece una amplia gama de colores y texturas, con opciones de esmaltado y vidriado para un acabado personalizado.
  • Hormigón: brinda una apariencia moderna y robusta, con acabados lisos o texturizados.
  • Metal: como el aluminio o el zinc, proporcionan un aspecto contemporáneo y resistencia a la corrosión.
  • Composite: compuestos por diferentes capas de materiales, ofrecen una amplia gama de acabados y colores, combinando estética y resistencia.

La elección de materiales dependerá de factores como el entorno, la funcionalidad y el diseño deseado. Los fabricantes de fachadas ventiladas disponen de catálogos donde se pueden encontrar todas estas opciones, con muestras e información detallada para facilitar la elección más adecuada para cada proyecto.

 

Proyectos realizados con fachadas ventiladas en diversos ámbitos y sectores

Las fachadas ventiladas son utilizadas en una amplia variedad de proyectos arquitectónicos en diferentes ámbitos y sectores. Algunos ejemplos destacados incluyen:

  • Edificios residenciales: tanto viviendas unifamiliares como edificios de apartamentos, donde las fachadas ventiladas ofrecen aislamiento térmico y acústico, así como un diseño atractivo.
  • Edificios comerciales y oficinas: proporcionan un aspecto moderno y contribuyen al ahorro energético, mejorando la imagen y la eficiencia de estos espacios.
  • Instalaciones educativas y sanitarias: las fachadas ventiladas cumplen con las exigencias de salubridad e higiene, además de ofrecer un aislamiento efectivo y un mantenimiento sencillo.
  • Centros comerciales y espacios públicos: brindan una apariencia atractiva y duradera, con la posibilidad de personalizar el diseño y crear un ambiente agradable para los visitantes.
  • Edificios industriales: ofrecen protección térmica y acústica, además de una mayor resistencia frente a agentes externos, como humedad o corrosión.

Estos son solo algunos ejemplos de la versatilidad de las fachadas ventiladas en diferentes contextos. Los catálogos de fabricantes y proveedores muestran casos de éxito y proyectos realizados, proporcionando inspiración y ejemplos concretos de las posibilidades que ofrecen las fachadas ventiladas en el ámbito de la construcción arquitectónica.

 

Recomendaciones para la instalación, limpieza y mantenimiento de fachadas ventiladas

La correcta instalación, limpieza y mantenimiento de las fachadas ventiladas es fundamental para garantizar su funcionamiento óptimo y prolongar su vida útil. A continuación, se presentan una serie de recomendaciones a tener en cuenta:

Profesionales cualificados y sistemas de anclaje adecuados

Para la instalación de fachadas ventiladas, es esencial contar con profesionales cualificados y con experiencia en este tipo de sistemas constructivos. Estos profesionales deben conocer los detalles técnicos y los sistemas de anclaje más adecuados para asegurar la correcta sujeción de los paneles y evitar posibles problemas estructurales.

Elección de materiales y acabados duraderos y resistentes

Al seleccionar los materiales y acabados para las fachadas ventiladas, se debe optar por aquellos que sean duraderos y resistentes a los agentes externos, como la humedad, la radiación solar y las condiciones climáticas adversas. Es importante considerar tanto la estética como la funcionalidad de los materiales, buscando aquellos que cumplan con los estándares de calidad y que se adapten al diseño y estilo del edificio.

Limpieza periódica y revisión de anclajes

La limpieza regular y adecuada de las fachadas ventiladas es esencial para mantener su aspecto estético y prevenir la acumulación de suciedad que pueda afectar su rendimiento. Se recomienda realizar una limpieza periódica utilizando métodos y productos adecuados para no dañar los materiales y acabados de la fachada.

Además, es importante llevar a cabo revisiones periódicas de los anclajes de la fachada para garantizar que se encuentren en buen estado y funcionando correctamente. Estas revisiones deben ser realizadas por profesionales cualificados que puedan detectar posibles fallos en los anclajes y realizar las reparaciones necesarias para mantener la integridad estructural de la fachada.

 

Incorporación de elementos adicionales en las fachadas ventiladas para mejorar confort y sostenibilidad

Las fachadas ventiladas permiten no solo mejorar el aislamiento y la eficiencia energética de los edificios, sino también la comodidad y la sostenibilidad. Para lograrlo, es posible incorporar diferentes elementos adicionales que potencien estos aspectos. A continuación, se detallan algunas opciones:

Aislamiento térmico y doble acristalamiento

En primer lugar, es importante destacar la importancia del aislamiento térmico en las fachadas ventiladas. Mediante la utilización de materiales específicos de alto rendimiento, se puede aumentar la capacidad del sistema para conservar la temperatura interior de los espacios. Además, el uso de un doble acristalamiento en las ventanas contribuye a reducir la pérdida de calor o frío y proporciona un mayor aislamiento acústico.

Paneles solares y jardines verticales

Otra alternativa para mejorar la eficiencia energética y la sostenibilidad es la incorporación de paneles solares en las fachadas ventiladas. Estos paneles aprovechan la energía solar y la convierten en electricidad, reduciendo así la dependencia de fuentes energéticas convencionales. Asimismo, la instalación de jardines verticales en las fachadas no solo contribuye a mejorar el aspecto estético, sino que también favorece la calidad del aire, proporciona aislamiento térmico adicional y contribuye a la biodiversidad urbana.

Impacto en el confort y la eficiencia energética de los edificios

La incorporación de los elementos mencionados en las fachadas ventiladas tiene un impacto directo en el confort y la eficiencia energética de los edificios. Al mejorar el aislamiento térmico, se reduce la pérdida de calor en invierno y el ingreso de calor en verano, creando un ambiente más confortable en el interior. Además, la utilización de paneles solares disminuye la dependencia de fuentes energéticas no renovables y contribuye a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Por último, la presencia de jardines verticales en las fachadas crea espacios verdes en entornos urbanos, generando un ambiente más saludable y agradable para los habitantes.

¡TU PRESUPUESTO DE REFORMA EN 1 CLICK!

Si estás pensando en REFORMAR TU HOGAR, ¡no busques más!

Encuentra los mejores profesionales en tu zona
y obtén cotización en menos de 1 minuto.